SEMILLA 384

Asume y ama lo más profundamente que puedas las mesetas y las planicies de tu vida, porque en ellas estás frente al gran reto para el ser humano actual: permitir que todo esté pasando, mientras pasa nada. En la meseta, en la planicie, el proceso sincroniza con la posibilidad de mutación.